Lebrija, uno de los principales municipios al sur de la provincia, cuna de los primeros movimientos reivindicativos andaluces, vuelve a ser pionera en Sevilla al haber adquirido la primera barredora eléctrica para hacer mucho más eficiente el servicio de limpieza. Presumirán de ello hoy el alcalde, Pepe Barroso (PSOE), y algunos de sus ediles, como el delegado de Inmuvisa (Iniciativa Municipal para la Vivienda), Benito Muñoz, para quien «esta barredora vial articulada, va a permitir trabajar de forma más óptima en el centro en las zonas verdes y en las áreas concurridas, e incluso llegar a espacios angostos».

La máquina, de fabricación italiana y que ha costado 190.000 euros, es una auténtica novedad en España. La compra de la barredora se ha efectuado a través de una licitación pública a la que concurrió únicamente la empresa sevillana Masesur, única suministradora de este tipo de producto.

Se trata de una máquina fabricada con los estándares habituales del motor diésel, pero con un motor totalmente eléctrico, con lo cual mantiene su rendimiento de trabajo e incrementa la comodidad para el operario. Cuenta con una capacidad de tolva de residuos de dos metros cúbicos, lo que permite realizar la jornada completa sin necesidad de carga intermedia. Además, gracias a su tecnología completamente ecológica, a su rendimiento y a sus dimensiones reducidas, se perfila como el instrumento con más futuro para la limpieza, porque además la máquina es completamente silenciosa.

Según Muñoz, se tiene constancia de que se está planteando su uso en grandes capitales como Sevilla y Barcelona. De modo que Lebrija va a ser pionera en todo el país. «Gracias al motor eléctrico, conseguimos una drástica reducción de las emisiones sonoras, permitiendo así a los operadores aprovechar las horas nocturnas sin perturbar el descanso de los ciudadanos», señala.

El alcalde lebrijano insiste en que «damos un paso más en el compromiso de esta ciudad con el respeto al medio ambiente, y lo hacemos a través de una herramienta eficiente desde el punto de vista energético y, muy importante, respetuosa con el descanso de las personas».

Lebrija está a la altura de las ciudades españolas que más envases reciclan. Para el concejal de Inmuvisa, «es posible por el compromiso mostrado por la ciudadanía y por la labor del Ayuntamiento con campañas de sensibilización». El municipio cuenta con 140 contenedores para residuos específicos. Solo el año pasado, se han reciclado 22,4 kilos de envases ligeros y 16,7 kilos de papel-cartón por habitante. Estas cifras, comparables a ciudades tan comprometidas con el medio ambiente como San Sebastián o Huesca, colocan a Lebrija como uno de los municipios que más reciclan por habitante de toda España.

Therese Nyberg, concejal de Medio Ambiente, ha destacado también el incremento de la recogida de residuos voluminosos (muebles) y el mantenimiento de los mismos niveles en recogida de escombros, maderas y restos de poda. En los dos puntos limpios de Lebrija se tratan, además de los residuos señalados, otros considerados tóxicos y peligrosos, como pueden ser las pinturas o barnices.

fuente: El Correo de Andalucia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *